Pacharanes

Los pacharanes son licores o bebidas espirituosas obtenidos por la maceración de endrinas, siendo muy tradicional el pacharán navarro. Todo sobre pacharanes

Los pacharanes son el resultado, en forma de licor con un contenido alcohólico entorno al 25-30%, de la maceración de endrinas maduras en aguardiente anisado durante un lapso de tiempo de entre 1 mes como mínimo y 8 meses como máximo. Las endrinas con los que se elaboran estos licores son bayas fruto del endrino, un arbusto caducifolio de fácil propagación y que se encuentra generalmente formando grandes espesuras.

Anécdotas históricas y Consejo Regulador de pacharanes

De los pacharanes se tienen constancia desde la Edad Media. En la boda celebrada el 1415 entre Gonofre de Navarra, hijo natural del rey de Navarra Carlos III el Noble, con Teresa de Arellano, estos licores formaron parte del menú. También se sabe que en el año 1441 cuando enfermó la reina Blanca I de Navarra, tomó pacharán en el Monasterio de Santa María la Real de Nieva, en Segovia, por las propiedades medicinales que este licor tenía y los beneficios que le podía aportar.

Endrinas para la elaboración de pacharanes

No en vano es casualidad que los reyes navarros consumieran pacharanes. Estos licores son muy apreciados y consumidos en estas tierras del norte de la Península Ibérica, donde el arraigo de su elaboración es importante y cuentan desde el año 1988 con el Consejo Regulador del Pacharán Navarro, para preservar la calidad de los licores elaborados en el territorio constituido por la Comunidad Foral de Navarra.

Elaboración de los pacharanes

Entre finales del invierno y principios de la primavera, este espinoso y enmarañado arbusto empieza a cubrirse de menudas flores blanquecinas. Pasada ya la primavera, en las primeras semanas del verano, los frutos ya se hacen visibles siendo poseedores de un color verde, revelador de su todavía inexistente madurez. Entorno a finales del mes de septiembre, cuando ha terminado ya la época estival, es el momento de la recolección de las bayas del endrino, de las endrinas.

Con el fruto ya recolectado, es momento de macerarlo. Este proceso se realiza en alcohol de aceites esenciales de anís, con una proporción de aproximadamente 250 gramos de endrinas por cada litro del aguardiente anisado. El tiempo de maceración, indispensablemente en lugar  fresco y seco, varía desde como mínimo 1 mes, hasta como máximo 8 meses. Tras este proceso el resultado es simplemente filtrado y embotellado, sin necesidad de realizar ningún tipo de adición o proceso complementario.

En algunas localidades se practica todavía la elaboración casera de pacharán, realizando y siguiendo las mismas pautas que las empresas productoras pero aplicando recetas de pacharán con pequeñas variaciones. Así por ejemplo en algunos hogares, es común añadir al preparado durante el proceso de maceración, una hoja de laurel, una ramita de canela, granos de café tostado o flores de manzanilla o amapola, brindando al preparado matices adicionales.

Cateréticas organolépticas de los pacharanes

Los licores pacharanes deben ser poseedores de un tono rojizo o rosado intenso y agudo, sin contener posos o partículas, siendo totalmente claros. Para distinguir la juventud o vejez de los pacharanes nos fijaremos en su brillo: si carece de él su vejez será notable; si por el contrario sí lo posee, es señal de que es joven.

En nariz los pacharanes revelan un intenso aroma afrutado, con pinceladas dulzonas a anís y azúcar. En boca denota un claro sabor a endrinas, protagonistas de este licor.

Presentación de una copa con pacharán

Propiedades medicinales y nutricionales de los pacharanes

Las bayas del endrino, las endrinas, contienen la beneficiosa vitamina C, un nutriente esencial para los mamíferos que entre otras cosas es un potente antioxidante que ayuda también al crecimiento, a la absorción de hierro, al desarrollo de huesos, cartílagos, dientes y encías, y a tener una piel más suave por la reparación del tejido conectivo normal que produce. Así mismo las endrinas también contienen otros principios activos como la sacarosa, taninos, flobafeno, pectina, goma, flavonoides y ácidos orgánicos.

Degustación de los pacharanes

Los momentos más propicios para el consumo de los pacharanes son los que suceden a las comidas o cenas, la sobremesa, ya que dado su poder digestivo —antaño se utilizaba con este fin—viene fenomenal. Aunque en cualquier caso los pacharanes se han asentado en la actualidad como una copa de tarde o noche, proclive a ser consumida no únicamente después de una comida.

Se recomienda beber este licor tras haber estado la botella en el frigorífico entre 6 y 8 grados, o en su defecto, utilizar hielo para refrescarlo aunque de forma comedida, ya que si al derretirse, el exceso de agua reduciría su sabor en gran medida.

Por último, al momento de degustar los pacharanes hay que tener en cuenta que estos licores no mejoran con el paso del tiempo y como mucho, deben ser consumidos en los dos o tres años posteriores a su elaboración.

Combinación de los pacharanes

Los pacharanes suelen tomarse tradicionalmente solos, sin ningún tipo de añadido, aunque últimamente se ha extendido relativamente la práctica de combinarlos con bebidas carbonatadas, véase sodas o aguas gaseosas, aportando un toque diferente al original trago.